COCHES DE JUGUETE, LAS RÉPLICAS DE LOS AUTOS QUE TODOS QUEREMOS TENER

Publicado por: RRSS AFEDE En: Juegos y juguetes En: viernes, julio 23, 2021 Comentario: 0 Golpear: 456

COCHES DE JUGUETE, LAS RÉPLICAS DE LOS AUTOS QUE TODOS QUEREMOS TENER

rdSKe_rloArJHxlXvcvaYvfk_ydWGK0QQeTAqi5V

Ya falta muy poco para que podamos disfrutar de la Volkswagen T2 Camper de Lego. Con 2.207 piezas a esta camper retro de la colección Creator Expert, que aterrizará el 1 de agosto, no le falta absolutamente ningún detalle para viajar. Este lanzamiento es la excusa perfecta para hablaros de algo que nos gusta a todos: los coches de juguete.

zEi4f4cegWeh-SqNFH-eduKa5_z5w5GLjlswp9_K



Un coche de juguete con más de 5.000 años de antigüedad

La pasión por el desplazamiento cómodo y la diversión por la velocidad se originó desde el invento de la rueda, el hombre desde tiempos remotos ha estado siempre imaginando cómo perfeccionar su utilización y aplicaciones, para el trabajo, pero también para el juego.

De acuerdo con historiadores, el coche de juguete más antiguo (con ruedas) apareció en Turquía, un carro de caballos encontrado en la tumba de un niño con más de 5.000 años de antigüedad.

Fh3KFpxUEH9QkosBZBVu1YCgQ_aWHT-focGd4lZv

El primer coche de juguete de la historia

Ciertamente, desconcierta el diseño del juguete debido a su parecido con un vehículo actual, pero posiblemente no sea más que la representación de un carro tirado por animales o incluso hombres que se usaría antiguamente para transportar objetos, o incluso para el transporte de muertos, como parte de algún tipo de ceremonia fúnebre. 



La pasión por los juguetes con ruedas

Los niños siempre han deseado juguetes con ruedas: carros, diligencias o trenes y, con la llegada del siglo XX, los coches. 

Los primeros se tallaron en madera. Después aparecieron materiales como la hojalata y el cartón, hasta llegar al plástico, un material que los popularizó debido a la facilidad y rapidez con la que podía ser modelado en relación con los demás materiales.

yU5pmeyPwvhRVHU2g_lwubCh9u7mRKjtgFPMUshS

Caballito de cartón con ruedas (foto de 1963)

 

Los coches a pedales

En los años veinte, aparecieron tres puntos principales de producción de juguetes: Barcelona, Onil e Ibi.

La fábrica fundada por Fernando Sauquillo en Denia crea en 1929 la colección de coches de juguete “Sport”. Una línea de biplazas a pedales fabricada en metal y que causaron sensación en la Exposición Internacional de Barcelona de ese mismo año. Los vehículos imitaban conocidos modelos de la época.

elWP5Mh4Y1MXPqIaC6rXCP3-kUdjEU9Msag74M9h

Sauquillo y uno de sus coches a pedales

 

Los coches de hojalata de Juguetes Payá

Pero los verdaderos pioneros de la industria juguetera levantina fueron los hermanos Payá, que en 1909 transformaron su fábrica de canalones, cubos y otros utensilios de hojalata en una próspera industria juguetera, que solo en 6 años se convertiría en la fábrica de juguetes más productiva de España. De ella salieron numerosos automóviles de hojalata y parte de su éxito se debió a que fue una de las primeras marcas en incorporar mecánica de cuerda a los coches.

Todavía hay, tras el cierre de la industria en 1984, siguen fabricando series limitadas para coleccionistas. Realizan estos juguetes usando la misma matricería, sistema artesanal y materiales de antaño, tratando así, de acercar al público piezas anteriores a la guerra, difíciles de encontrar por su rareza.

De los 2.000 juguetes fabricados por "Payá" entre 1906 y 1940 se han recuperado 50 modelos, cada uno de los cuales se produce en serie limitada numerada de 5.000 piezas, acompañando cada uno de ellos por un certificado de autenticidad.

toO02Kjnr1gqpZL_J0EuaelENcmCNL9_o8el8iGZ

Reproducción del Bugatti T35, coche de hojalata (Payá 1905)

El éxito del Scalextric

Hay juguetes que no pasan de moda y que, por muchos años que lleven en el mercado, siguen presentes, año tras año. A principios de la década de 1960, los productos Scalextric llegaron a España. En 1961, Lines Bros Group, la empresa británica creadora de uno de los juguetes más populares del mundo, firmaba un acuerdo con Exin para su distribución en nuestro país. Una serie de coches de carreras en miniatura que podían circular por una pista con una ranura que les servía de guía, además de toma de corriente, para sus pequeños motores eléctricos.

_3f5fp-Ybm_O9l6pOa_7qEH63Aj923clvpHpnJ8S

Después de una etapa de consolidación, en la que los productos Scalextric eran made in UK, en 1965 llegó el primer modelo fabricado en España, el Cooper, aún de diseño y conceptualización británicos. Pero Exin ya estaba preparada para lanzar coches propios: solamente un año después, en 1966, se lanzaba el primer modelo íntegro del fabricante catalán.

¿Y cuál podría ser el modelo elegido para iniciar la nueva era de coches diseñados y producidos en nuestro país? No podía ser otro que el Seat 600, el coche más popular de España en su época, uno de los iconos automovilísticos por antonomasia y símbolo de la motorización de un estado que se asomaba tímidamente a la modernidad.

El 600 fue el primer modelo que Exin fabricó de principio a fin: desde la realización del modelo en madera por parte de los modelistas, siguiendo con el desarrollo y fabricación de los moldes y culminando en la inyección y posterior montaje.

3g4z8uWhDShT7IdVCw8h8TzOpdibikHeDeeEUrEQ

Seat 600TC

Los primeros coches teledirigidos

Junto a Payá, Rico fue una de las primeras en fabricar vehículos teledirigidos entre los años 70 y 80.

Eso sí, con cable, todavía no existía el radiocontrol en el mundo del juguete y era tan corto que hacía que te tuvieras que desplazar sin alejarte demasiado del coche. El mando era bastante voluminoso, ya que tenía que albergar en su interior un montón de pilas, e incluía un volante, acelerador, freno y encendido de luces, como mínimo.

P83ibMTrytR3Uv1Q4_8IPyBVMuNf1bkUrAW-_KiZ

Mando de coche teledirigido de los años 70 y 80

Aquellos coches teledirigidos causaron furor, pero era un lujo al que pocos podían acceder. Si tuviste la suerte de tener uno estoy seguro que todavía no lo has olvidado.

Entre los modelos más codiciados de Rico estaban: el camión Pegaso, el Superbólido, el Rico Bus y el Mercedes. Entre los de Payá, el Citroën Tiburón, el Ferrari y el coche de bomberos.

Pod4AGv_57kO0namEDcF6gy1ftXNOPIP4wEOGJgv

Coche teledirigido Pegaso de Rico





oV5AppOF92h2JBhiKC-XeRcJ78-XMJh6rdWDxvHu

Coche teledirigido Ferrari de Payá

Y llegó la velocidad con Hot Wheels

Antes de su existencia, no existía la inquietud de reproducir con gran exactitud los coches de verdad. 

La intención de Mattel de crear una marca de coches a escala comenzó a tomar forma en 1963, el plan era que el equipo de Mattel trabajara en ello y Harry Bradley, diseñador de General Motors, fue el encargado de crear los primeros bocetos. El primero que dibujó un coche parecido al suyo, un Chevrolet “El Camino” 1964 Custom.

En 1968 se presentó su primera edición, la cual constaba de 16 modelos conocidos por los coleccionistas como Sweet Sixteen. Mattel sabía que había un enorme mercado potencial para réplicas a escala de esos autos de ensueño que todos querían tener.

9_PQR_eRuXBqEAL1faoD8ZbO_8b1EEn3LNx42L-A

Se distinguían de la competencia por que su acabado estaba muy cuidado, los detalles habían sido minuciosamente elaborados y algo muy importante: eran más veloces que cualquier otro auto de juguete. Su nivel de rozamiento bajo los hacía perfectos para jugar a alcanzar grandes velocidades

Estos coches, además de individualmente, se comercializan en sets relacionados con el automovilismo: pistas de carreras, garajes, centros de lavado o parkings, entre otros.

Sus detalles exclusivos y su llamativo diseño han hecho que estén pensados sobre todo para el coleccionismo. 

Hot Wheels llegó a España en los años 90. 

HAfNt4dJrlMIsP6xx1cYWsEA70X6ENKL45EhFCpL

Para los coleccionistas, uno de los modelos más deseados es el 1969 Pink-Rear Loading Volkswagen Beach Bomb. Una combi rosa que cargaba unas tablas de surf a través de su ventanilla trasera. El motivo es que la carrocería resultó muy costosa para Hot Wheels y sólo se produjo un prototipo.

“Conducir” tu propio coche de juguete

A partir del año 2000 se empezaron a ver por los parques y plazas de las ciudades a niños montados sobre modelos a escala de coches de marcas conocidas. La marca Feber fue una de las primeras marcas de juguetes en producir estos modelos. Este tipo de juguetes han terminado cautivado incluso a las marcas de coches y muchas de ellas han sacado versiones de sus automóviles más representativos para el deleite de los pequeños conductores. Por otra parte, la marca Pekecars, permite incluso que estos coches puedan ser pilotados por un adulto a través de control remoto, con lo cual evita los choques de los más pequeños.

Lego y los kits de coches para construir

Como os empezamos contando en este artículo, la nueva Volkswagen T2 Camper Van  llegará muy pronto a la familia Lego Creator Expert. Lego se rinde así al encanto que las campers han recuperado en los últimos tiempos.

Hablamos de un kit compuesto por 2.207 piezas que está recomendado de hecho para personas mayores de 18 años.

Nos encontramos con un modelo que incluye un techo extensible como el de las campers actuales y un interior que incluye todas las comodidades habituales para ser un hogar sobre ruedas, desde una zona con cocina completa (incluyendo fregadero, muebles, nevera y gas) hasta un pequeño comedor con una mesa y asientos plegables para formar una cama. En las ventanas hay cortinas de tela para ocultar el interior cuando llega la noche.

También hay toda clase de accesorios, como tazas y demás piezas para hacerlo aún más realista, mientras que para el exterior hay sillas plegables de playa y tablas de surf. Con todo hay que recordar que es un vehículo, así que también encontramos una cabina con volante funcional y una vistosa parte exterior en tono bicolor a la que no le falta la icónica rueda de repuesto en el frontal sus paragolpes, e incluso una serie de pegatinas para adaptarla aún más a un estilo sesentero.

gmXD2Da-9w_ZloumdRVmHw06f23SLkR6CWzhTQMb

Interior de la nueva Volkswagen T2 Camper Van de Lego

No es la única réplica de un coche que ha hecho la famosa compañía de bloques de construcción, algunos de ellos basados en vehículos de películas famosas como el Batmobile, el Delorean de Regreso al futuro o el divertido vehículo ECTO-1 de los Cazafantasmas.

2IvlSFGkO8f_-YZ3tDvJFcUH7xQcaaWShZxiJ9Jv

ECTO-1 de los Cazafantasmas, LEGO

Etiquetas: coches juguetes

Comentarios

Deje su comentario